Este avilesino empezó a escribir en el instituto, cuando tenía diecisiete años. Como tenía mucho tiempo libre en esa época, solía llevar libros de fantasía y ciencia ficción a clase. Poco a poco, lo convertió en un hábito, con autores como Jonathan Stroud, Dan Abnett, J.K.Rowling, Orson Scott Card, Graham McNeill y, por supuesto, Isaac Asimov. Pero tras unos meses, empezó a buscar un estilo literario que no terminaba de encontrar. Fue entonces cuando se le ocurrió describir cómo sería su tipo de libro ideal, y antes de tener una idea aproximada, se encontró escribiendo su primer libro, Leyr, que terminaría a los dieciocho años. Como no tenía ordenador, fue completamente manuscrita, al igual que su segunda parte, La Reencarnación de la Diosa. Se formó como electricista antes de ir a la universidad, y durante este tiempo escribió otras cinco novelas de la saga Luchadores. A los 21 años había escrito La Matriz; Cuna, un año más tarde. Refugio y Edén, con 23. Hogar, la quinta parte de Luchadores, vería la luz con 24 años y Nido, inmediatamente después, el cual también compaginó con el inicio de una saga diferente, La Princesa Pruhlu. En la actualidad, con 26 años, ha comenzado su décima novela, Arca, de la saga Luchadores