Periodista colaboradora en numerosas publicaciones, y una de las voces más autorizadas en prensa para todo lo referente a géneros populares, Laura Fernández es además uno de los nombres más interesantes de nuestra nueva literatura de género, además de haber sido ya editada también en otros países.

Tras Dos y dos son cinco: los Casos de Manuel Molina, una antología de relatos negros editada bajo pseudónimo, publicó su primera novela en Aristas Martínez, Bienvenidos a Welcome, una comedia de ciencia ficción en la que un joven extraterrestre viaja a la Tierra decidido a conocer a su madre, una terrícola de la que su padre se enamoró años atrás cuando trabajaba como espía en nuestro Planeta.

Sus dos siguientes novelas, entre las que realiza diversa obra corta igualmente interesante,  aparecen en Seix Barral. Primero Wendolyn Kramer, en la que una chica monta una agencia de detectives en su propio cuarto además de estar convencida de ser una superhéroe, y después La chica zombie, una reflexión sobre la adolescencia a través de su protagonista, una joven que pese a ser una muerta viviente trata de seguir adelante con su vida normal.

Actualmente prepara ya una nueva novela que seguirá agrandando su universo literario, un universo que comparten los protagonistas de todas sus novelas, que  se citan o pasan de unas a otras, y que es uno de los rasgos más originales y distintivos de Laura como escritora.