Nacida en Queens y animada desde pequeña a contar historias por sus padres, ambos profesores de literatura, Lauren Oliver creció en el pequeño pueblo de Westchester (Nueva York), un lugar que le sirvió de inspiración para ambientar su primer libro, Si no despierto, una trama que nos presenta a una chica con una vida aparentemente ideal pero que, repentinamente, se ve obligada a vivir varias veces el mismo día. Una novela que ha sido comprada para ser llevada al cine y que le valió dar los primeros pasos para convertirse en una de las autoras más destacadas de la literatura juvenil actual.

Sus siguiente trabajo en llegar a nuestro país fue la trilogía formada por los libros Delirium, Pandemonium y Requiem, una serie juvenil distópica ambientada en un futuro en el que la humanidad, tras considerar el amor como una importante y peligrosa pandemia, consigue encontrar una cura que administra a todos los seres humanos cuando cumplen 18. Una saga de la que también vio la luz en los USA un recopilatorio de cuentos cortos de la autora, ambientados en este universo.

Aún inéditos en nuestro país, aunque seguro a la espera de ser traducidos, se encuentra la reciente Panic, también vendida para ser adaptada al cine, y la novela Rooms, su incursión en un estilo más para adultos, alejándose un poco de la narrativa juvenil, aunque sin dejar de lado los componentes fantásticos.