Asturiana residente en Madrid desde 1993, Mónica es licenciada en Ciencias Físicas, con Máster en Energía Nuclear. Durante quince años trabajó en un centro de investigación. En 2009 deja el trabajo en dicho centro para dedicarse por entero a la Literatura Infantil y Juvenil. Tiene publicados una veintena de libros en editoriales como SM, Anaya, Edelvives, Everest, Oxford o Pearson Editorial. Ha recibido algunos premios, entre ellos el Primer premio de novela Juvenil del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, en 2007, el premio de la crítica de Asturias en Literatura Infantil y Juvenil en el mismo año, el premio Ciudad de Málaga 2010, el premio Ala Delta 2011 o el premio Villa de Ibi también en 2011. En 2012 quedó finalista del premio Barco de Vapor. En 2013, fue galardonada con un White Ravens por su libro Esta la vida de Edelvives, escrito a cuatro manos con Gonzalo Moure y ganó el premio Leer es vivir de la editorial Everest con el libro La niña de los caracoles.