Aunque La Leyenda del Bosque sin nombre en Alfagura fue su primera incursión en la literatura juvenil, con un canto a la paz y la convivencia protagonizada por distintos animales moradores de un mismo bosque, lo cierto es que Pedro Riera ya tenía sobrada experiencia como escritor merced a las novelas Heridas de Guerra y Un Alto en el Campo de los Mirlos, en las que aprovecho su experiencia vital viviendo en los Balcanes.

Su siguiente aportación al mundo de la literatura juvenil fue para Edebé con La Criatura del Bosque, en la que nos cuenta la historia de un chico capaz de comunicarse con los animales. Con el mismo target y en la misma editorial publica la exitosa saga del Hombre Lobo, compuesta por tres libros titulados El Furtivo, Los Bersekir y La Furia. En esta trilogía nos cuenta una entretenida historia sobre la juventud, el proceso del cambio y los sentimientos que conlleva, con el mito del licántropo como elemento central.

Recientemente ha ganado el Premio Edebé de literatura juvenil 2014 con su último libro La tumba de Aurora K.

Fuera del mundo de la literatura también ha realizado el guión del cómic El coche de Intisar con dibujos de Nacho Casanova, así como numerosos trabajos de televisión, cine, publicidad y fotografía.