Steve Redwood nació en la Pérfida Albión durante un lluvioso día de 1943. Veinticinco años más tarde, seguía lloviendo, así que decidió abandonar el país. La mayor parte de su vida es un caso de manual de cómo malgastar la propia existencia con auténtica despreocupación; parte de ella ha sido dilapidada en Turquía, Arabia Saudí y España, donde de momento se esconde en un ignoto cuchitril madrileño.

Su primera novela humorística de fantasía, Fisher of Devils, fue nominada a mejor novela en 2003 por la Sociedad Británica de Fantasía, que rectificó semejante barbaridad un par de años después al no nominar a su segunda novela, Who Needs Cleopatra?, a nada (aunque fue considerada por Michael Moorcock como «un entretenimiento perfecto»). Redwood aprendió su lección y su tercer libro, Broken Symmetries, sí que fue nominada de nuevo en 2010 por la misma Sociedad, esta vez como mejor recopilación del año. Ha publicado además unos cincuenta relatos en varias prestigiosas revistas y antologías, como el Thackery T Lambshead Pocket Guide to Eccentric and Discredited Diseases (finalista del Hugo y el World Fantasy) y The Mammoth Book of Comic Fantasy.

En España se han traducido sus dos novelas, bajo los títulos de El pescador de demonios y ¿Quién necesita a Cleopatra?, así como una antología de relatos cortos, Los pingüinos también se ahogan.

Redwood nos asegura que la foto es “relativamente” reciente y ¿cómo dudar de la palabra de un caballero inglés?