Cuando ideó junto a un amigo el mundo de Malaz como un escenario donde desarrollar partidas de rol, y tras intentar, sin suerte, mover como guión cinematográfico su primera aventura situada en él, nada hacía pensar a Steven que se convertiría en el lugar donde ubicar una serie de novelas que sobrepasaría largamente el medio millón de ejemplares vendidos. La primera entrega titulada Los jardines de la luna, que comienza intencionadamente en mitad de la trama, ya captó automáticamente la atención de aficionados y críticos, y ya presentaba las características de toda esta saga (que se extenderá alrededor diez libros, de los que cinco ya están disponibles en España, y varias novelas cortas relacionadas), o sea: rotura continua de los convencionalismos del género, espectacular sentido de la maravilla, gran sentido del ritmo y capacidad asombrosa para manejar con aparente soltura un número enorme de personajes a los que, además, somete a destinos inesperados con independencia de su aparente peso en la historia, algo que hace que el lector no pueda dar nada por sentado.

Tiene más libros escritos con el nombre de Steven Erikson, así como algunos con su nombre real (Steven Lundin), pero de momento permanecen inéditos en nuestro país, donde su saga de Malaz está siendo publicada a  muy buen ritmo, para deleite de sus muchísimos aficionados.