Hablar de Tim Powers (Buffalo, 1952) es hablar de uno de los padres del steampunk, sí, pero también de mucho, mucho más. A lo largo de su obra, Powers ha combinado personajes y hechos históricos con otros surgidos de su imaginación para crear novelas que arrastran al lector al mundo en que transcurren. Por las páginas de Las Puertas de Anubis y La Fuerza de su Mirada transitan poetas y escritores como Coleridge, Byron, Shelley o Keats; en Declara vemos aparecer al espía Kim Philby, y en los tres libros ficción y realidad se confunden para crear relatos marcados por la fantasía y anclados en la realidad.

Capítulo aparte merece la novela En Costas Extrañas, una de las fuentes de inspiración de la cuarta entrega de los Piratas del Caribe (la película, de hecho, incorpora en su título el de la novela) y de Monkey Island, una de las sagas de videojuegos más conocidos del mundo. Aparte de ser una gran novela de piratas y vudú, claro.

Powers ha ganado en varias ocasiones a lo largo de su carrera algunos de los premios más importantes de literatura de género, como el Philip K Dick, el Locus o el World Fantasy, además del Ignotus o el Gigamesh en España. Entrar en sus mundos es garantía segura de volver a visitarlos en más de una ocasión.